El Blog

Calendario

<<   Enero 2007  >>
LMMiJVSD
1 2 3 4 5 6 7
8 9 10 11 12 13 14
15 16 17 18 19 20 21
22 23 24 25 26 27 28
29 30 31     

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog

Enero del 2007

La espada en la piedra

Por Liliana García Domínguez - 25 de Enero, 2007, 22:43, Categoría: Artículos

Una tarde nublada de un enero caluroso. Zapping entre los 80 canales de cable y ahí está el canal Disney, con su logotipo de orejas ratonas.

Me detengo porque veo una imagen que recuerdo de mi infancia: no hablo del castillo de Blancanieves ni de Campanita, sino de un libro con caligrafía medieval que me recuerda... ¡sí! ¡yo vi esa imagen antes!

La espada en al piedra fue una de las películas que vi en el cine con mi mamá y mi abuela cuando tenía 7 años. Me fascinó la historia en ese momento y, más tarde, descubrí que la leyenda era parte de una historia real, la del reinado de Arturo de Inglaterra.

Pero hoy no "leo" solamente la historia sino también a ideología.
Elaborada sobre la base de un Merlín algo alocado y de un Arturo enclenque y a punto de convertirse en hombre (12 años para la época), la magia de los estereotipos aparece otra vez.

Merlín es una mezcla de Fizban de la serie de libros Dragonlance y del científico en Volver al futuro. También tiene algo del genio de Aladdín. El genio parte hacia las islas Bermudas vestido al uso caribeño y Merlín regresa de ese mismo lugar. Todo según el "imaginario" estadounidense.

Es interesante la forma en que Merlín le enseñará a Arturo todo lo que éste debe saber:

  • la vida natural en el agua. Para eso se convierten en peces, y la lección será que el pez grande se come al chico si el chico no se cuida un poco. También aprenderá que existen los opuestos -no hay medias tintas en ningún momento- y que los problemas se resuelven con la astucia y el conocimiento más que con la fuerza.
  • la vida natural en el bosque. Para enseñarle, ambos se convertirán en ardillas, los simpáticos mamíferos preferidos de los dibujos animados. El amor es el tema; el amor más fuerte que cualquier otra cosa que haya sobre la tierra. Eso sí: la pareja dura para toda la vida, siempre y cuando haya compatibilidad. Es un rotundo "no" a la diversidad de razas / especies / culturas.
  • la vida natural en el aire. Merlín convertirá a Arturo en una ave pequeña, pero esta vez será el búho del mago quien se hará cargo de la lección. El deseo de Arturo se hace realidad, pero el castigo sobrevendrá pronto: un halcón hará que el pequeño caiga en las garras de una bruja loca, que se dedica solamente a la magia negra. El personaje es un desarrollo de ojos espiralados sin ojeras (habituales en Disney) muy parecido a las hadas madrinas de Cenicienta.

El duelo final entre Merlín y la bruja me recordó instantáneamente a un cuento de las 1001 noches, en que la esposa del califa se convierte en dragón para salvar a su esposo.

En cuento al método de enseñanza del joven futuro rey, hay dos posturas complementarias:

  • premios y castigos en su trabajo para el noble dentro de la cocina del palacio (es un sistema de créditos... ¿qué dirían hoy las universidades?)
  • la experimentación con conclusiones sobre la "moraleja" de cada vivencia.

"Talento y saber son el verdadero poder", dice Arturo al finalizar.

Alguna conclusiones

  • La única mujer con esa apariencia es la bruja. Rematadamente loca y fea, su único deseo es la destrucción (inclusive como "femme fatal") de los hombres en un mundo enteramente masculino, como debe ser el de la épica.
  • La educación se basa en conductas deseables. Se castigan el desorden, la desobediencia, la mentira (lo que los adultos creen que lo es).
  • Lo primero que debe guardarse cuando uno se muda son los libros. ¡Bravo por esto!

Contacto: lilianagardom@buenosaires.edu.ar

Gran Hermano IV

Por Liliana García Domínguez - 24 de Enero, 2007, 18:58, Categoría: Artículos

Desde hace unas tres semanas, Argentina ha puesto en el aire Gran Hermano en su edición número cuatro.

No ha cambiado el escenario: una casa en Martínez, en la provincia de Buenos Aires. Tiene una enorme pileta, un jardín amplio, espacios interiores en riguroso blanco y negro, aunque con menos sillas y sillones donde sentarse. No hay 18, que es la cantidad de participantes.

Cambiaron algunas otras cosas: los dormitorios son "dormies" para cada sexo... lo que no es obstáculo para que mujeres y hombres compartan alguna que otra vez las camas.
También cambió la conducción: está a cargo de Jorge Rial , un periodista de espectáculos que se dedica especialmente a los chismes del ambiente. Muy cáustico, por cierto. 

Lo que resulta interesante es el grupo humano reunido en esa casa.
Las mujeres no llegan a los 30 años. Todas son esbeltas, de cabellos largos y sensuales, las mallas y los shorts les quedan mejor que a los maniquíes en una vidriera comercial.
Los hombres tienen el mismo promedio de edad. También son esbeltos, con cabellos largos y cuidadosamente recogidos, todos metrosexuales.

¿Nos representan como argentinos? Ninguno tiene el "tipo" medio físico del argentino corriente.
Tal vez sí represente al metrosexual porteño... y nada más.
¿Cómo se sentirá el resto del país?

Mucho más grave aún es lo que se percibe en el lenguaje.
La vaciedad de las ideas, el tono de las conversaciones, es de una simpleza de-vas-ta-do-ra.

Cabellos largos, ¿ideas cortas?